jueves, 3 de enero de 2013

MALTRATO ANIMAL Y PSICOPATÍA

Odio ver fotografías de animales maltratados, por eso no pondré la foto que hoy he visto de Tidus, un perro que fue quemado vivo a manos de unas personas que según la noticia, han quemado ya a 2 perros más en menos de un mes.
Si tuviera una varita mágica, una de las primeras cosas que haría sería que estas personas se pudrieran en la cárcel desde ya mismo.

Desde luego somos lo peor que ha parido la Tierra.

Quiero dejar por aquí escrito que el maltrato animal puede empezar a edades muy precoces, como 13-14 años, y que a menudo se relaciona con rasgos de personalidad como falta de empatía, frialdad emocional y ausencia total de sentimiento de culpa, rasgos que pueden evolucionar a un trastorno de personalidad antisocial ("psicopatía"). Estos menores violan todo tipo de normas y empiezan maltratando pequeños animales (quizá porque encuentran placer en ello, quizá porque son extremadamente vulnerables al aburrimiento y a la falta de emociones que les caracteriza) como insectos o pequeños roedores, y acaban maltratando animales más grandes e incluso a los niños de su clase.
De adultos ya no suelen interesarse por el maltrato animal y prefieren la conducta violenta hacia las personas (ancianos, adultos y niños).
Por eso, a quien no le importe que maltraten a un animal (como a la parte legislativa de este país, por ejemplo), que sepa que después de un perro quemado, será su culo el que estará en peligro, y que quien aparecerá en forma de cadáver por cualquier parte, puede ser su hijo. Feliz año nuevo.